Última hora:

La despedida soñada de Contador

Alberto contador anunció su retirada tras la Vuelta a España. Pero lo que nadie se podía imaginar era que en su última carrera diera una exhibición. Se ha quedado a 20 segundos del podio, pero… ¿a quién le importa? Ha atacado en todas las etapas de montaña y en la última, el Angliru, la ha ganado. Ha sido la despedida soñada de Contador.

La despedida soñada de Contador

Contador ha sido el animador de la Vuelta 2017

Todo apuntaba a que la Vuelta sería una plácida victoria de Chris Froome, pero se encontró con un animador inesperado: Alberto Contador. El madrileño atacó cada vez que la carretera se empinaba, ofreciendo espectáculo hasta su última pedalada. Cada puerto era un reto. Se exprimió al máximo. Pues en el horizonte ya no habían más carreras. Todo lo que tenía dentro lo sacó, para dejar su sello en su última aparición. Y sorprendió. Los aficionados no daban crédito a lo que veían sus ojos. Pues el ciclista madrileño volvió a ser grande en su adiós como profesional.

El final soñado de Contador, ya que fue el único que puso contra las cuerdas a todos sus rivales y puso a prueba a al campeón británico del Sky. De nuevo su equipo le salvó el culo, ya que cuando todo se complicaba, habían hasta 4 compañeros tirando de él. Por suerte uno de ellos, Mikel Landa, ha fichado por el Movistar. Por lo que el año que viene lo tendrá un poco más difícil. O tan vez más fácil, porque tendrá un rival importante menos. Veremos.

La despedida soñada de Contador

La afición gritaba: “Alberto quédate”

Ninguna victoria fue tan merecida como la de Alberto en el Angliru. En todas las carreras anteriores había atacado, aunque sin el premio de la victoria. Eso sí, tenía un ascendencia vertiginosa hacia el podio de la Vuelta, recuperando tiempo perdido en cada etapa. Pero le faltaron un poco de fuerzas para lograr algo más grande. Aun así fue la despedida soñada de Contador porque dio espectáculo, animó la carrera y logró un triunfo de etapa. Tal vez le faltó la guinda: conseguir el podio. Pero aun así debe estar muy feliz, porque los aficionados recordarán su adiós siempre.

Aun así sus hazañas se grabarán a fuego en la mente de los aficionados. Parecía incombustible. Fue el gladiador de sus mejores tiempos, domando la bici, siempre con esfuerzo y empuje. El Angliru fue testigo de su última hazaña. El pistolero disparó por última vez. Te echaremos de menos. Fue la despedida soñada de Contador, y por los aficionados. ¡Grande!

Deja un comentario